Villa La Vaquita resiste

En Villa la Vaquita, empresarios y especuladores inmobiliarios han levantado un muro de cemento. Del otro lado quedó la sombra de los árboles, el aire fresco y el potrero. De este lado quedó un callejón angosto, que no aguanta la lluvia ni deja pasar los carros. Quedaron las casas con techo de chapa ardiendo bajo el sol y la bronca de una comunidad que, cansada que el Estado haga oídos sordos frente a sus reclamos, decidió actuar.

El 20 de diciembre, luego de ser decidido a través de la asamblea vecinal, mujeres, jóvenes y niñes salieron a la calle al grito de “los barrios organizados estamos de lucha, estamos de pie”. Con la mística de cumplirse 16 años del Argentinazo, prepararon la olla popular, colgaron la bandera, hicieron arder las gomas sobre el asfalto y el piberío agitó al ritmo de los redoblantes. El reclamo era (y sigue siendo) el mismo desde hace años: derecho a la urbanización y a la ciudad.

Y ahora hay algo más: con el avance del negocio inmobiliario en sus narices, la indignación crece y la transforman en organización. Se convierte en una necesidad conquistar lo que siempre debieron tener y les fue negado. Ya no habrá muro que pueda parar la militancia de la esperanza. Esperanza por tener una ciudad, que sin yuta ni countrys, sea más inclusiva y así podamos decidir como queremos vivir.

Producción colectiva Ósmosis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s