A 50 años del Cordobazo

A 50 años del Cordobazo, una de las rebeliones populares más importantes de la historia argentina, ¡revivamos las experiencias de la lucha! ¡Unidad obrero-estudiantil para derrotar al ajuste en la universidad y el país!

Por Asamblea de Historia de la UNC

Las conmemoraciones son momentos en que la historia permea a la sociedad más que nunca, donde el recuerdo del pasado se vuelve colectivo y donde las visiones de este se disputan y contraponen. Como estudiantes y futurxs historiadorxs sentimos la necesidad/el deber de recordar activamente el pasado, no observarlo como algo cristalizado, sino interrogarlo, y por supuesto, vincularlo con el presente. Comprender que las construcciones históricas obedecen a intereses, y que forjar una perspectiva crítica desde los sectores que luchamos, que cuestione los relatos dominantes, es imprescindible hoy en día.

El Cordobazo fue una rebelión de base obrero-estudiantil que marcó un quiebre en la historia argentina. Fue la condensación de grandes luchas que venían dándose en la década del ’60 y más fuertemente desde la asunción de Onganía en el gobierno. Desde ese entonces, el movimiento obrero cordobés sería el principal enemigo del régimen militar y el clasismo se extendería por los sindicatos, dando lugar a movimientos con contenidos fuertemente antiburocráticos, anticapitalistas y socialistas.

Inició el 29 de mayo de 1969 como un paro activo de 36hs con abandono de los lugares de trabajo. Las columnas de obrerxs y estudiantes se enfrentaron con la policía a medida que se acercaban al centro desde las fábricas, la ciudad universitaria y el Barrio Clínicas. El asesinato de Máximo Mena en la esquina de Arturo M. Bas Y Bv. San Juan desató la furia, la policía fue vencida y solo el ejército pudo restablecer el “orden”. Sin embargo el régimen militar quedó profundamente herido, sin legitimidad, y a los pocos meses Onganía debió renunciar dándole lugar a Levingston.

El clasismo y los partidos de izquierda ganaron una mayor y mucho más importante presencia entre lxs trabajadorxs y sus sindicatos. Ejemplo claro de esto son las conducciones de los sindicatos SITRAC-SITRAM de Fiat, que ganaron la comisión interna de la fábrica, llevaron a cabo importantes huelgas y tomas de planta y formaron un sindicato propio reconocido. Tendrían una participación protagónica en el Viborazo, durante 1971, que derrocó a Levingston y forzó a la cúpula militar a idear una transición ordenada a un régimen democrático. Pero más importante aún, el Cordobazo abrió un periodo en el cual el horizonte revolucionario parecía inminente, donde cada partido a su manera pensaba la posibilidad de conquistar mediante la lucha un gobierno de trabajadorxs.

Columna de la Asamblea Interfacultades de la UNC. 2018

La combatividad del sindicalismo en ese entonces era impresionante, más aún en el caso cordobés. El paro con abandono de tareas, es decir se concentraban en los lugares de trabajo y desde ahí marchaban, fue clave y una diferencia importantísima con el resto del país, donde la CGT logró imponer un paro dominguero que no afectará la gobernabilidad ni desbordara el control que tenían sobre sus bases. La necesidad de retomar estas formas de lucha es imperiosa, y de correr de en medio a la burocracia de una vez por todas, tanto en los sindicatos como en la universidad.

Este estado insurreccional del movimiento obrero cordobés en las décadas del 60 y 70 nos lleva a  pensar desde el pasado, desde aquellos horizontes políticos y reivindicaciones qué tipo de sindicalismo, qué clase de dirigentes obreros y estudiantiles queremos para el presente, tras cuatro años de macrismo, ajuste en la educación, desempleo y pobreza. Qué clase de futuro nos imaginamos como historiadores, investigadores y docentes. Desde nuestra historia, apostamos a seguir construyendo y democratizando desde las bases, entre compañeros. Tenemos un largo historial de tomas universitarias y secundarias, nos reconocemos en las asambleas, luchando y discutiendo codo a codo. Nos reivindicamos hijos de la Córdoba combativa, estudiante y trabajadora que sabe emerger en los contextos donde los aires conservadores y clericales aparentan ser hegemónicos.

Quienes hoy gobiernan la universidad bastardean el significado del Cordobazo, quitándole todo su contenido, así como hicieron con el legado de la Reforma de 1918 el año pasado. La lucha estudiantil del 2018 nos dejó un saldo organizativo impresionante, pero también 28 compañerxs imputadxs, decisión de un rectorado que se jacta de ser reformista y que reivindica el Cordobazo. Sus métodos se parecen más a los de Onganía que a los del movimiento estudiantil reformista o la alianza obrero-estudiantil del cordobazo.

Como trabajadorxs y como estudiantes marchamos el pasado miércoles 29 de mayo en conmemoración de los 50 años del Cordobazo, porque entendemos que es imprescindible mostrar que nuestra memoria no ha sido borrada y que seguiremos organizándonos desde abajo, desde las bases, colectivamente para construir un mundo que merezca ser vivido.

¡LUCHE LUCHE LUCHE, NO DEJE DE LUCHAR, POR UN GOBIERNO OBRERO, OBRERO Y POPULAR!

¡QUE VIVA LA UNIDAD OBRERO ESTUDIANTIL! ARRIBA LA CÓRDOBA COMBATIVA EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA!

¡LOS DOLORES QUE NOS QUEDAN SON LOS CORDOBAZOS QUE NOS FALTAN!




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s