“Nos estan provocando un femicidio sindical”

Dice una mujer, hablandonos al pequeño grupo de pibes que estabamos ahí, entre trabajadores, infanteria, restos de gomas quemadas y activistas convocades por la situación.

Por Lucía Héber
Fotos: La Tinta


-Gracias chicos, son el ejemplo.-
¡No compañera! Cómo decirle que usted es quien nos da el ejemplo, usted es quien nos da la fuerza.
Cómo le explico, entre sus lagrimas y ese abrazo lleno de dolor, de impotencia, de tristeza ¿cómo le digo algo que le sirva? Cuando salia detrás de esas rejas que cercan el edificio que supone ser la sede donde defienden sus derechos como trabajadoras, que representan sus voces de minoría, suponen acompañarlas en la lucha por la restitución de sus trabajos, ese que les da la moneda para poner el pan en la mesa, para pagar los gastos del colegio de les pibes, para pagar el taxi que vuelve a su casa a la madrugada. Ese taxi que se tuvo que tomar cuando la sacaron del edificio porque la patota sindical la amedrentaba y la yuta los cuidaba.
Solo pude decirle que ellas eran nuestro ejemplo, y su abrazo, y su mano apretando la mía es la que no tiene precio. No hay cansancio, ni hora del día que sea excusa para no salir a la calle por ellas, y por nosotras también.
Porque nos entendemos, entendemos cuando les gritan llenas de indignación detras de la reja sin querer bajar los brazos, a esos que ponen la cara de les compañeres caides en el cordobazo: que les queda grande tanta reivindicación, que deberían tener un poco mas de humildad y ver de que lado se ponen, que están respondiendo a la burocracia sindical, a las mismas mierdas que nos meten el puñal por la espalda cuando pueden tranzar por unos pesos, por unos votos, por poder. Esos que se llenan la boca, que piensen un poco mas allá, están respondiendo a lo que quiere el sistema, poner el pueblo contra el pueblo. ¿Eso querían les compañeres del cordobazo?

Y a vos compañera, no te quepa duda, que mañana cuando vuelvas a pedir que te reintegren al laburo que perdiste hace dos años, ahí vamos a estar, porque ahí es donde pertenecemos, porque eso nos enseña el feminismo que elegimos construir nosotras y sabemos bien. No te sientas vencida ni aún vencida, porque vamos a estar al lado tuyo acompañandote, abrazandote y diciendo, como pedia la voz de tu compañera hace unas horas “Vamos compa, siga adelante!”

Texto realizado horas después del desalojo a las familas y despedides que tomaron pacificamente la sede de UTA. 28 de Mayo 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s